DERECHO Y LIBERTAD - Marc Teór

 

 

12.- DERECHO Y LIBERTAD

 

12.1.- LA LIBERTAD:

 

Según escribe Arthur Shopenhauer, la libertad es “un concepto negativo” ¿porqué?, porque por el entendemos la “ausencia de todo obstáculo”[1]. La libertad más bien es una fuerza que se representa, que se manifiesta, que se expresa, y como tal debe ser positiva. Sin embargo, Shopenhauer, partiendo de este concepto negativo distingue los tipos de libertad y los divide en: Libertad física, Libertad intelectual, y Libertad moral.

 

12.1.1.- Libertad física

 

Que para Shopenhauer no es más que la ausencia de cualquier tipo de obstáculo material.”designa la ausencia de condiciones vejatorias”[2]; “rasgo característico consiste en que sus movimientos proceden de su voluntad, son voluntarios y como tales son llamados libres cuando ningún obstáculo los imposibilita.”[3]. Pero el eje del asunto, la clave, es que “los obstáculos pueden ser de muy diversos tipos, lo obstaculizado es siempre la voluntad, por ello”[4]; “ningún obstáculo físico, material, impiden su obrar, sino que éste procede de acuerdo con su voluntad”[5]; “bajo este significado el concepto de la libertad no está expuesto a ninguna duda o controversia, pues siempre puede darse testimonio de su realidad a través de la experiencia.”[6]; “El concepto de libertad, en este su significado original inmediato y popular, se refiere sólo al poder (poder obrar), es decir, a la ausencia de obstáculos en sus acciones.”[7].

 

17.1.2.- Libertad intelectual

 

El intelecto es la facultad del conocimiento, a través del intelecto “ kiss nituvis actúan sobre la voluntad” . “El hombre intelectualmente libre, es aquel que cuando la voluntad puede decidirse de acuerdo con la naturaleza del hombre, o sea de acuerdo con el carácter individual del hombre, y manifestarse sin trabas según su propia esencia”[8]. Un hombre es intelectualmente libre cuando “sus acciones son sólo el resultado de la reacción de su voluntad ante los motivos que se le presentan en el mundo externo de la misma manera que a todos los demás. Es entonces cuando se le atribuyen sus acciones moral y jurídicamente.”[9]

 

El Intelecto es el medio de los motivos: “el medium del motivo es el conocimiento”[10]. “si falta el conocimiento, falta también necesariamente el movimiento por motivos”[11]. El intelecto: el conjunto o sistema de conocimientos, intelecto es conocimiento. Y Shopenhauer le atribuye a este, a este conocer, la característica central de todos los animales, “la verdadera característica del animal sea el conocer, el representar. El animal, con tal, se mueve siempre hacia un fin, con un propósito, el cual debe ser conocido por él, esto es, debe representársele como algo diferente de él mismo y tener conciencia de este algo. Por consiguiente, hay que definir al animal diciendo que es ‘lo que conoce’”[12]. “La motivación es la causalidad vista por dentro”[13]. “Esta libertad intelectual queda suprimida, o bien cuando el medio de los motivos, la facultad del conocimiento, está trastornado temporal o definitivamente, o cuando las circunstancias exteriores en determinados casos adulteran la aprehensión de los motivos. El primer caso es el de la locura, el de el paroxismo y el delirio de la borrachera; el segundo el de un error del cual no somos culpables, como, por ejemplo, cuando alguien sirve veneno en lugar de medicina o dispara contra el criado que ha entrado por la noche tomándolo por un ladrón. En ambos casos los motivos están adulterados y, por lo tanto, la voluntad no puede decidirse como lo haría bajo las mismas circunstancias si el intelecto se los suministrase correctamente.”[14].

 

12.1.3.- La libertad mora!:

“Un motivo no tiene fuerza irresistible, porque puede ser vencida por otro motivo más fuerte. No es lo mismo que un obstáculo material.”

 

13.- LA CONCEPCIÓN DEL DERECHO Y LA LIBERTAD:

 

La concepción del Derecho se forma por diversos factores que se interrelacionan gracias a que existe la libertad necesaria para la construcción del mismo; por eso hemos visto líneas anteriores como el Derecho ha ido evolucionando en libertad; así por ejemplo, con las teorías kelsenianas de la causalidad y la imputación, podemos observar el inicio de la regulación jurídica; esclareciendo que el ser humano se desenvuelve dentro de las normas naturales y las normas jurídicas; dentro de las primeras están por ejemplo la necesidad de alimentos, por la cual el ser humano adopta conductas para procurarse de los mismos; debiendo regularse jurídicamente estas conductas a fin de prevenir que no interfiera con la libertad de los otros seres humanos que también intentan procurarse de alimentos. Como se ve coexisten las normas naturales, alimentarse, con las normas jurídicas, imputación; pero esto sólo puede suceder si existe la necesaria libertad para realizarlo.

 

La libertad para desarrollarse debe tener conocimiento de estos dos principios que describen el movimiento, pues afectan en el devenir de la conducta humana, y por ende en su libertad.

 

Cabe aclarar sin embargo que cuando el hombre está sometido a las leyes de la naturaleza (alimentarse, por ejemplo) no es libre de elegir si siente hambre o no, pero si es libre para elegir que hace o no hace a fin de satisfacer su necesidad física de alimentarse. Sin embargo, el Derecho no puede regular las normas naturales, sino los efectos, traducidos en conductas de los seres humanos, de estas leyes.

 

Por otro lado, cuando hacemos referencia a las nociones generales sobre la concepción del Derecho, estamos intentando describir, descifrar, y delimitar los elementos fundamentales que conforman las instituciones jurídicas; así decimos que el Derecho puede ser entendido como el camino más corto y seguro para solucionar los conflictos de intereses, y que éstos existen como resultado del uso de la libertad o capacidad elección de todos los seres humanos. Estamos entonces ante el reconocimiento tácito y expreso de la libertad, puesto que lo contrario no podría haber conflicto de intereses, sino adhesion, y por lo tanto no podría haber "composición" de las relaciones sociales, sino sometimiento, subordinación, a conceptos e instituciones no legítimas, es decir, no sometidas a un proceso de garantía como la fundamentación, argumentación, y exposición de motivos de las instituciones acatadas.

 

Por otro lado, Bodenheimer explicaba que el Derecho es aquel punto intermedio entre la anarquía y el despotismo. Esto significaba que regular las relaciones humanas jurídicamente consiste en evitar los excesos a la libertad del ser humano, como la anarquía en un extremo, y el despotismo en el otro extremo; que son factores que pueden provenir del exceso de libertad de los seres humanos, es decir de una libertad mal comprendida, asumida sólo como una proposición negativa, como la negación irreflexiva de cualquier obstáculo. El concepto de libertad en este caso no es completo porque olvida un elemento fundamental: la responsabilidad por nuestras elecciones y respectivas conductas. Así la libertad es el factor que el Derecho debe tomar como referente para evitar los excesos, y lograr componer cualquier distorsión a la libertad, es decir al libre actuar de los seres humanos.

 

Así también, se ha descrito al Derecho más que como un conjunto de normas, como un sistema normativo que regulan las conductas humanas, y la inter relación entre ellas. Esta afirmación es para evitar confusiones sobre el Derecho como conjunto de normas, que derivaba el asunto central a la norma, y no el ser humano en libertad. Al ser un sistema normativo, el Derecho se pretende como la integración de todos los seres humanos a través de la norma. Luís Diez Picazo explica que frente a una concepción normativista, que el derecho es sólo conjunto de normas, por el contrario son "experiencias existenciales de decisiones sobre concretos conflictos de intereses". Como se ve el Derecho vuelve a ser descrito desde la facultad de decidir, que es esencialmente un elemento de la libertad.

 

Otro concepto del Derecho lo expone como conjunto de decisiones sobre determinados conflictos de intereses, remarcando que las decisiones son sólo producto de la libertad. Es decir que los conflictos de intereses se resolverán determinando el grado de validez del uso de la libertad, asumida a través de las decisiones y legitimada por la autoridad.

 

Más allá tenemos también la concepción del Derecho como relación de dominio o de poder, que sustenta la existencia del Derecho sólo si concurre una relación de dominación, es decir, de subordinación de parte de nuestra libertad a la autoridad.

 

Sin embargo, para encontrar la naturaleza que hace legítima la existencia del Derecho, se ha intentado integrarla dentro de ciertas instituciones; así se ha dicho que el Derecho es ciencia, disciplina, arte, etc., para revestirla de legitimidad y poder aplicarla conforme a la naturaleza y función de la institución con la que se la reviste (ciencia, arte, etc.).

 

Con Kelsen y posteriores positivistas se pretendió podar el Derecho de los elementos o ramas que no le correspondía. Así se diferencian la moral, la religión, la tradición, etc., del Derecho; y surge un fuerte movimiento positivista que engloba al Derecho dentro de la norma, confundiéndolo con el sujeto de derecho, y no como objeto de derecho.

 

Otro aspecto relevante del concepto de Derecho es aquel que lo define desde una institución determinada, la igualdad. Es decir aquella teoría que se preocupa por desentrañar porque se da "la desigualdad en el reparto de la riqueza en el poder". En esta concepción, que viene del marxismo, el Derecho intenta establecer que no existan desigualdades por efectos de las división de clases, e imputa este fenómeno a la propiedad de los medios de producción. No obstante esta teoría, en la época actual puede describirse el fenómeno planteado desde la libertad; es decir, es través de la libertad que se adquieren riquezas, así como se produce la diferencia por el buen uso y manejo de esta libertad, que en términos específicos sería el uso de la libertad de empresa.

 

Por otro lado, para comprender desde sus orígenes el concepto del Derecho se puede utilizar también la introducción al Derecho que nos explicará los lineamientos específicos y fundamentales que atañe al mismo. Y si insistimos en profundizar más, es relevante analizar el Derecho desde su etimología, que permitirá conocer el origen lingüístico de éste; el cual nos lleva a recordar que el término Derecho deriva del latín directus, que significa, lo conveniente, lo justo, lo equitativo. Términos que son también producto del uso de la facultad de decidir sobre lo justo o injusto. Esta determinación etimológica de la concepción del Derecho puede servirnos para delimitar a la libertad, es decir, que si esta se aleja de lo justo, de lo equitativo, de lo correcto, dejaría de tener legitimidad.

 

Ahora bien, cabe precisar aquellos hechos o actos que pueden denominarse como jurídicas, pues los mismos entrarían en el margen del Derecho. Así sólo un acto hecho en libertad es legítimo si es jurídico, es decir, cumple con el requisito de ser socialmente exigible, o en todo caso de no quebrantar lo socialmente exigible.

 

Asimismo tendremos que también tomar en cuenta para el uso del derecho de libertad la influencia que surten las diferentes corrientes o doctrinas jus filosóficas como el positivismo y el jusnaturalismo, que tendrán y tienen en la actualidad un papel importante en la aplicación del Derecho, y en consecuencia, del uso de la libertad. Por ejemplo, si queremos usar el derecho la libertad de empresa en un medio donde domina el positivismo jurídico tendremos que fundamentar nuestro derecho en una norma positiva, es decir, en una norma puesta, escrita, y publicada por el Estado. Lo que nos dará un margen de cómo afrontar el fenómeno de la libertad empresa. Por otro lado, en un medio donde predomina la corriente jusnaturalista, el mecanismo para justificar y legitimar el uso de la libertad sería las normas naturales, en este caso, las leyes del mercado.

 

La concepción del Derecho que requiramos debe ser pues aquella permita desarrollar la libertad.



[1] Shopenhauer, Arthur. El mundo como representación de la voluntad. Pp. 209.

[2] Ibídem Pp. 209.

[3] Ibídem Pp. 209.

[4] Ibídem Pp. 209.

[5] Ibídem Pp. 209.

[6] Ibídem Pp. 210.

[7] Ibídem Pp. 209.

[8] Ibídem Pp. 209.

[9] Ibídem Pp. 209.

[10] Ibídem Pp. 54.

[11] Ibídem Pp. 54.

[12] Ibídem Pp. 54.

[13] Ibídem Pp. 100.

[14] Ibídem Pp. 210.

 

 

 

Contacto

Az Empresas