EL DERECHO

 

TITULO I

EL DERECHO

____________________________________________________________

 

 

                                                   

“El Derecho es un saber que modela la personalidad, le da estilo y sentido a todos los actos humanos; y todo esto se perfecciona a través de la libertad”  (Hanks Bandini)

 

 

" Una parte esencial de la libertad económica consiste en la facultad de escoger la manera en que vamos a utilizar nuestros ingresos: qué parte vamos a destinar para nuestros gastos y qué artículos vamos a comprar; qué cantidad vamos a ahorrar y en qué forma; qué monto vamos a regalar y a quien. En la actualidad, el gobierno, a nivel federal, estatal y local, utiliza en nuestro nombre más del 40 por ciento de nuestros ingresos.

(...)

Hoy día no somos libres para ofrecer nuestros servicios como abogados, médicos, dentistas, fontaneros, barberos, enterradores, o para empezar a trabajar en muchas otras ocupaciones, sin antes conseguir un permiso o una autorización de un funcionario gubernamental. No podemos trabajar horas extras en condiciones acordadas previamente con nuestro empresario a menos que éstas estén de acuerdo con las normas y las reglamentaciones establecidas por un funcionario gubernamental.

 

No somos libres de abrir un banco, entrar en la industria de taxi, o en la venta de electricidad o de servicio telefónico, o explotar una línea de ferrocarril, autobús o aérea, sin antes recibir una autorización de un funcionario gubernamental" (Milton y Rose Friedman. Libertad de Elegir. Ediciones Orbis. Pp. 98 y sgtes.)

 

 

 

1.- GENERALIDADES

 

El Derecho es un sistema normativo que pretende facilitar las relaciones sociales, y todas aquellas conductas que se desprenden de ella, dándoles confiabilidad y garantizando los acuerdos legales que se hayan pactado, y las normas jurídicas en las que se halla inmerso el ser humano en relación. Su función es sumamente importante, porque de acuerdo a su viabilidad y prestigio se puede desarrollar la capacidad productiva, y en este caso las relaciones empresariales que deseamos promover o poner en relieve.

 

Es en este entendido que abordaremos el concepto del Derecho y los aspectos más fundamentales de el, pues para hablar de libertad de empresa, o de política fiscal debemos primero dar una vista panorámica por los conceptos con los cuales vamos a trabajar, y por lo tanto, a usar en la construcción de nuestros razonamientos para demostrar nuestra hipótesis. El Derecho, así concebido, como un instrumento que posibilita la libertad, y con ello, que defiende su perpetuidad. Esto nos indica que estamos poniendo en primer plano la vida regulada por el Derecho a la libertad (sin olvidar, por supuesto, al primer Derecho, que es el de la vida). Aquella libertad que al ser matriz de la creatividad e iniciativa privada, puede y debería desarrollarse por medio del Derecho, porque genera un sistema mucho más eficaz para lograr el desarrollo social que el sistema asistencialista.

 

El Derecho, en este sentido, es libertad puesta en ejercicio, es decir, capacidad para elegir; pero esta acción siempre va a tender a la autogestión, porque nadie puede decidir por nosotros, pues eso dejaría de ser libertad; asimismo, nos obliga a hacernos responsables de nuestros destinos, a pensar en nuestras decisiones, o a sostener las responsabilidades respecto de nuestras decisiones.

 

El concepto de Derecho responderá a demostrar que nuestras conductas deben ejercerse en el mayor margen de libertad, y que el sistema político jurídico del Estado debe sostener y garantizar.

 

El Derecho es entonces, ejercicio de la libertad, o de las conductas que se hayan producido en libertad. Si faltara este componente (la libertad) dejaría de existir el Derecho y se convertiría en una arbitrariedad.

 

Así, nosotros necesitaremos una concepción del Derecho amplia, que nos permita desarrollar el concepto de libertad como eje central de todo el sistema normativo; sin embargo, en la realidad existen una diversidad de discursos sobre la concepción del Derecho, sobre su necesidad y justificación; todas ellas han querido explicar el porqué del Derecho y el deber de éste de ser; pero nadie ha logrado dar una definición acabada del Derecho y no es por defecto intelectual, sino porque la materia que trata es tan volátil y cambiante (la conducta humana) como requiere la necesidad para ser eficaz; y puesto que el objeto, o sujeto preferente de estudio es el ser humano, y por cuanto este ser humano es cambiante, es difícil definir al Derecho. Es más, uno de los fuertes fundamentos de validez del Derecho es que no debe definirse absolutamente, sino temporalmente. Lo que si queda definido es la constante preocupación por entenderlo, por entender de qué trata el Derecho y la necesidad de establecer sus funciones.

 

En un primer momento nos daremos cuenta que el Derecho es ante todo regulación de las conductas humanas, un tipo de regulación de las conductas humanas. Pero esta regulación no es tan sencilla, porque en el proceso los elementos de esta regulación se topan con otros elementos sociales, como el poder, la política, la economía, la utilidad, la moral, etcétera; fenómenos, que hacen al Derecho reacomodar su funcionamiento y operatividad constantemente; y hasta sucede una superposición de unos elementos sobre otros, alterando el orden y jerarquía jurídico de acuerdo con diversos motivos. Por eso, el Derecho, que pretendemos graficar, o utilizar para nuestro planteamiento, tiene que enfocar y organizar todos los fenómenos que inciden en el proceso de “regulación” y reconcentrarlos dentro del valor libertad. Siendo este el motivo por el cual veremos, brevemente, algunos conceptos fundamentales que nos den un panorama general de lo que significa y pretende el Derecho; y que nos permita escrudiñar en aquellos conceptos y razonamientos que tengan en su contenido interno a la libertad como Derecho, o al Derecho como libertad; y que permita su desarrollo.

* * *

 

El concepto fundamental que requerimos también es aquel que desarrolle la libertad mental, desde lo jurídico, que liberará nuestras posibilidades de creación, autogestión y autogobierno. Así, el Derecho, antes que normatividad para lograr la paz social, es un sistema de equilibrio social, que además lleva adherido como condición de su existencia, influir, formar, conducir o reconducir las conductas humanas. El Derecho antes que sistema de composición es formador de estructuras mentales normativas. Su dimensión normativa no estaría ya sólo en la regulación de las conductas, sino en la "formación" de estas conductas, pues al hacerse operativo su ejercicio, deja en paralelo su condición normativa (que puede o no hacer un ser humano) para transformarse en un destino ineludible e impositivo en la mente del ser humano; el Derecho es, pues,en esta concepción, una condición existencial, del que se desprende la libertad; o dicho en otros términos, Derecho es libertad puesta en acción; libertad que se genera primigeniamente en la mente, así el Derecho es, en primera instancia, una configuración mental antes que experimental. Dicho de otra manera, el Derecho es lo que en nuestra mente se constituye como tal y luego se exterioriza (sólo las conductas exteriorizadas pueden regularse y ser objeto de Derecho). De esta forma el Derecho forma una parte trascendental para entender al ser humano, porque la vida es en gran medida el reflejo de nuestra mente normativa, de la estructura y sistema normativo que tenemos en la mente. Esta es la concepción que debemos tener en cuenta, es decir el Derecho como sistema mental normativo, como estructura mental, como reflejo de nuestra mente normativa, producto de nuestra libertad, y que se exterioriza a través de las conductas.

 

El Derecho, además, nos revela qué tan libre somos, o cuán restringida esta nuestra libertad. La libertad es puesta en medida por el Derecho. La libertad se mide por el grado de movilidad que nos dan las normas, por el grado de acción, creatividad y productividad que los seres humanos exponemos en el mundo.